Presentación de Esta Web CarismáticaEnlaces CarismáticosImágenes de Tierra SantaImágenes de Tierra Santa - 2 Sugerencias Para Enriquecer Esta WebCalendario y Fechas de Actividades
Regresar a Página de Inicio Foro Renovación Carismática   Calendario Actividades Grupos Oración en Canarias   Mapa del Sitio Web   Notificar Enlace Roto   Ayuda de Navegación de Esta Web
          

Para Cualquier Información Utilízame

 

 
 

Leer Comentarios
               
Los Carismas Alaba y da Gracias a Jesús por su Amor Perdona a Todos los que te han Ofendido o Herido Ten Confianza en el Amor de Jesús Para la Sanación del Enfermo Pongamos Nuestras Vidas en las Manos de Jesús La Humildad Contra la Tibieza Eucaristía Los Caminos a Cristo Tengamos Coraje La Humildad el Arma más Poderosa Contra el Diablo Rompiendo las Ataduras del Demonio Dios Perdona Siempre ¿ Alejamos o Acercamos a Dios? El Mal Derrotado y Moribundo Entrad por la Puerta Estrecha El Extremo del Amor Castidad y Amistad Listado de Todas las Enseñanzas
 
 

La Humildad

Jesús es la humildad encarnada. Perfecto en todas las virtudes, nos enseña en cada momento en cada palabra. Siendo Dios, vivió 30 de sus 33 años en vida oculta, ordinaria, tenido por uno de tantos. Lo extraordinario fue la perfección en que vivió lo ordinario.

 

También sus 3 años de vida pública son perfecta humildad. En todo hacía, como siempre, la voluntad de su Padre. Nunca buscó llamar la atención sobre sí mismo, sino dar gloria al Padre. Al final murió en la Cruz. Nos dijo: "Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón".  

 

Jesús repara el daño de Adán que es rebeldía ante Dios y de todo el orgullo posterior. Otros modos de llamar a este veneno: amor propio, egoísmo y soberbia.

 

Por el orgullo buscamos la superioridad ante los demás. "La soberbia consiste en el desordenado amor de la propia existencia." - Santo Tomás. La soberbia es la afirmación aberrante del propio yo.

 

El hombre humilde, cuando localiza algo malo en su vida puede corregirlo, aunque le duela. El soberbio al no aceptar -o no ver- ese defecto, no puede corregirlo y se queda con él. El soberbio no se conoce o se conoce mal.

Los grados de la humildad: 1 - Conocerse, 2 - Aceptarse, 3 - Olvido de sí, 4 - Darse.

Primer paso: conocer la verdad de uno mismo.

 

Aceptarse. Una vez se ha conseguido un conocimiento propio más o menos profundo, viene el segundo escalón de la humildad: aceptar la propia realidad. Resulta difícil porque la soberbia se rebela cuando la realidad es fea o defectuosa.

 

El orgullo y la soberbia llevan a que el pensamiento y la imaginación giren en torno al propio yo. Muy pocos llegan a este nivel. La mayoría de la gente vive pensando en sí mismo, "dándole vueltas" a sus problemas. El pensar demasiado en uno mismo es compatible con saberse poca cosa, ya que el problema consiste en que se encuentra un cierto gusto incluso en la lamentación de los propios problemas. Parece imposible, pero se puede dar un goce en estar tristes, pero no es por la tristeza misma sino por pensar en sí mismo, en llamar la atención.

El olvido de sí no es lo mismo que indiferencia ante los problemas. Se trata más bien de superar el pensar demasiado en uno mismo.  En la medida en que se consigue el olvido de sí, se consigue también la paz y alegría. Es lógico que sea así, pues la mayoría de las preocupaciones provienen de conceder demasiada importancia a los problemas, tanto cuando son reales como cuando son imaginarios.

Darse. Este es el grado más alto de la humildad, porque más que superar cosas malas se trata de vivir la caridad, es decir, vivir de amor. Si se han ido subiendo los escalones anteriores, ha mejorado el conocimiento propio, la aceptación de la realidad y la superación del yo como eje de todos los pensamientos e imaginaciones. Si se mata el egoísmo se puede vivir el amor, porque o el amor mata al egoísmo o el egoísmo mata al amor.

En este nivel la humildad y la caridad llevan una a la otra. Una persona humilde al librarse de las alucinaciones de la soberbia ya es capaz de querer a los demás por sí mismos, y no sólo por el provecho que pueda extraer del trato con ellos.

Cuando la humildad llega al nivel de darse se experimenta más alegría que cuando se busca el placer egoístamente. La única vez que se citan palabras del Evangelio de Nuestro Señor en los Hechos de los Apóstoles dice que se es mas feliz en dar que en recibir. La persona generosa experimenta una felicidad interior desconocida para el egoísta y el orgulloso.
 
Se cuenta en la vida de San Antonio Abad que Dios le hizo ver el mundo sembrado de los lazos que el demonio tenía preparados para hacer caer a los hombres. El santo, después de esta visión, quedó lleno de espanto, y preguntó: "Señor, ¿Quién podrá escapar de tantos lazos?". Y oyó una voz que le contestaba: "Antonio, el que sea humilde; pues Dios da a los humildes la gracia necesaria, mientras los soberbios van cayendo en todas las trampas que el demonio les tiende."

Nos ayudará a desearla de verdad el tener siempre presente que el pecado capital opuesto, la soberbia, es lo más contrario a la vocación que hemos recibido del Señor, lo que más daño hace a la vida familiar, a la amistad, lo que más se opone a la verdadera felicidad... Es el principal apoyo con que cuenta el demonio en nuestra alma para intentar destruir la obra que el Espíritu Santo trata incesantemente de edificar.

Con todo, la virtud de la humildad no consiste sólo en rechazar los movimientos de la soberbia, del egoísmo y del orgullo. De hecho, ni Jesús ni su Santísima Madre experimentaron movimiento alguno de soberbia y, sin embargo, tuvieron la virtud de la humildad en grado sumo.  

 

 

 

Ir a La Verdad del Apocalipsis DesveladoRecomendar Libro Profético La Verdad del Apocalipsis Desvelado

¡ Renuévate !
Mas bien transfórmense a partir de
una renovación interior Rom12,2
El hombre exterior se va desmoro-
nando, el hombre interior se va re-novando de día en día.(Co. 4-16).
Despojaos del hombre viejo con
sus obras, y revestíos del hombre
nuevo que se va renovando hasta
alcanzar un conocimiento perfecto
según la imagen de su Creador
(Col 3,10).
Renovaos en Espíritu de vuestra
mente, y revestíos del hombre
nuevo (Ef 4,23).
Él nos salvó..... según su misericor-
dia, por medio del baño de regene-
ración y de renovación en el Espí-
ritu Santo (Tit 3,5).
 

 

 

 

Renovación Carismática Católica en el Espíritu en Canarias - Resolución Idónea 1024X768 - Navegadores Internet Explorer y Mozilla

Regresar a Página de Inicio

Libros cristianos

Recomendar